El crédito al consumo y las ‘revolving’ preocupan a la supervisión del Banco de España

En su Memoria de Supervisión Bancaria de 2020, concluyó 144 actuaciones, el Supervisor recuerda que “el crédito al consumo ha ocupado un papel relevante”

El Banco de España presta especial atención a las tarjetas ‘revolving’ en su Memoria de Supervisión Bancaria de 2020 que se ha publicado este jueves. “La supervisión del crédito al consumo ha ocupado un papel relevante”, señala en ese informe en el que asegura que “se han completado los trabajos de verificación de la actividad de comercialización de tarjetas revolving”, entre otros.

Así el año pasado “se han formulado 33 requerimientos y 27 recomendaciones centradas fundamentalmente en aspectos relativos a la comercialización de las tarjetas ‘revolving’ y a la cartera hipotecaria, entre otros”, según se apunta en el informe.

En conjunto, el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos concluyó 144 actuaciones supervisoras a lo largo de 2020, de las que 38 estaban relacionadas con el crédito hipotecario, 28 con el crédito al consumo, 26 con las tarjetas ‘revolving’, 28 con los depósitos y el resto con otros asuntos, como publicidad, servicios de atención al cliente, servicios de pago o financiación de pymes.

El problema de las tarjetas revoling ha ido en aumento en los últimos años y los tribunales han fallado a favor de los consumidores en la mayoría de casos, la última sentencia este mismo miércoles en un juzgado de Madrid que declaro “abusivo” el interés que se aplicaba y que superaba el 26%.PUBLICIDADhttps://eee4d229ea557e974e5b6f6584cfc6b4.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

También el Gobierno ha querido dar más transparencia a este tipo de tarjetas para evitar más sustos a los ciudadanos. El pasado mes de julio el Ejecutivo aprobó una orden ministerial en la que las entidades tienen que informas al cliente cuando se produzca una ampliación del límite de crédito, proporcionar más información sobre el coste y el estado del préstamo y evaluar mejor la solvencia del usuario.

El Banco de España recibió 21.337 reclamaciones en 2020, un 45,8% más que el año anterior, según los datos del Portal del Cliente Bancario:

  • Las reclamaciones por tarjetas suponen el 26,02% frente al 17,9% de un año antes.
  • Las reclamaciones por cuentas y depósitos ascienden al 22,82% frente al 19,5% de un año.

En cuanto a las reclamaciones por tarjetas, el aumento más significativo estuvo relacionado con el comercio electrónico y la contratación de las ‘revolving’, aunque todavía no se conoce qué porcentaje corresponde a cada uno.

Ya en la Memoria de Supervisión Bancaria de 2019, el Banco de España alertaba de que las tarjetas ‘revolving’ “se emiten configuradas por defecto para el pago de una cuota mínima prefijada, lo que alarga considerablemente la amortización del crédito dispuesto, pudiendo incluso convertirlo en perpetuo si las cuotas tan solo cubriesen intereses y comisiones.” Entonces el Supervisor aseguraba que había prestado especial atención en cómo se estaban comercializando este tipo de tarjetas.