Un me­ca­nismo de re­so­lu­ción si­milar ya se puso en marcha con las cláu­sulas suelo

El Defensor del Pueblo plantea un sistema extrajudicial para los pleitos por IRPH

Considera que el alto nú­mero de afec­tados da a lugar a un agua­cero de de­mandas in­sos­te­nible

José Sánchez Mendoza

¿Recuerdan el me­ca­nismo ex­tra­ju­di­cial de re­so­lu­ción de re­cla­ma­ciones re­la­cio­nadas con los ‘suelos’ hi­po­te­ca­rios? Pues se ha al­zado una im­por­tante voz que de­fiende poner en marcha una me­dida aná­loga con la nueva man­zana de la dis­cor­dia: el ín­dice IRPH, al que están su­jetas miles de hi­po­tecas en toda España. El Defensor del Pueblo opina que este sis­tema ayu­daría a evitar un co­lapso de la Justicia.

El titular del cargo en funciones, Francisco Fernández Marugán, señala en su informe de gestión de 2020 que es “necesario” dar luz verde a esta iniciativa, pues es de prever una verdadera avalancha de pleitos por este motivo.

Mejor prevenir

La Justicia española está empezando a dar la espalda al IRPH, con varias sentencias que declaran su nulidad, y el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) resolverá en breve una serie de preguntas planteadas por magistrados españoles sobre el tema. El dictamen de la Justicia comunitaria podría abrir la caja de los truenos.

No es la primera vez que el TJUE aborda el tema. Hace un año, dictaminó que, pese a que no consideraba que el indicador fuera abusivo per se, la validez de la cláusula que lo establece depende de su transparencia y claridad, no sólo en términos formales y gramaticales, sino también en el ámbito técnico. Es decir, que la entidad debe proporcionar al usuario medio, sin conocimientos profundos de finanzas, información clara sobre el funcionamiento y cálculo del índice.

En otras palabras: dejaba en manos de los tribunales españoles el examinar, caso por caso, la validez o nulidad de la cláusula. Ya entonces, Marugán propuso a la Secretaría de Estado de Economía el establecimiento de un sistema extrajudicial para paliar los efectos de una riada de pleitos.

La Secretaría de Estado, sostiene el Defensor en su informe, “manifestó una positiva valoración de principio de la propuesta, al estimar que un mecanismo de estas características puede suponer una mejora tanto para los clientes financieros como para el resto de partes afectadas”.

“La Administración se muestra de acuerdo en que sería oportuno favorecer la búsqueda de soluciones regulatorio institucionales, apuntándose en este ámbito a la ya aludida creación de una Autoridad de Protección del Cliente Financiero”, señala el informe.

Difíciles soluciones

El IRPH es un índice de referencia para los préstamos hipotecarios que fue comercializado masivamente durante los años de la burbuja, como alternativa al euribor. De hecho, se calcula que 1,3 millones de contratos lo tienen en su clausulado.

Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al Banco de España (BDE) la media aritmética de los intereses de sus hipotecas. El supervisor hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado. La principal crítica a este indicador radica en su coste: los usuarios acaban pagando un sobrecoste de entre 250 y 300 euros, según los datos de las organizaciones de afectados.